//Carbón activado

Carbón activado

El carbón activado es un producto que se ha hecho muy popular en las redes sociales por atribuirle propiedades de “limpieza” al organismo. Se argumenta que ayuda a desintoxicar el hígado removiendo toxinas, químicos y desechos que invaden nuestro cuerpo, pero ¿qué tan cierto es esto? ¿se puede tomar sin supervisión o dosis establecidas?

El carbón activado se ha utilizado como una forma de descontaminación gástrica, debido a que previene la absorción de agentes tóxicos en el tracto gastrointestinal y disminuye el ingreso al sistema de fármacos y toxinas1. Este producto se indica generalmente como tratamiento de intoxicaciones por sobredosis de medicamentos o después de haber ingerido productos tóxicos. También, se suele indicar en el tratamiento de procesos diarreicos y alivio de gases estomacales (2).  Sin embargo, se han observado algunos efectos secundarios de su uso como: náuseas, vómitos, estreñimiento, coloración negra de las heces y dolor de cabeza2.

El carbón activado tiene su efecto a nivel tracto gastrointestinal y por lo tanto no interactúa o desintoxica al hígado o algún otro órgano en ningún momento. La dosis utilizada en caso de intoxicación o flatulencia depende de variables como la fórmula del carbón, la sustancia ingerida o el problema a solucionar1. Por lo que es importante que no lo tomes a la ligera y siempre te asesores con un experto del tema.

Referencias:

  1. Lapus R. Activated charcoal for pediatric poisonings: the universal antidote?. Therapeutics and toxicology. 2007; 19:216-222.
  2. Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. Carbón Activado. Pediamécum. 2015.
By |2018-03-02T13:07:35+00:00marzo 2nd, 2018|Artículos|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment